Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

Vuelve para liberarme.

Estoy cometiendo el error de escribirte para que sepas todo lo que no me atreví a decirte en su momento. Estoy abriéndome las venas  para buscar el motivo de tu huida y sólo encuentro un nombre entra tanta sangre: el mío.
Lo siento, y no es una disculpa para ti sino para mi corazón.
Lo siento porque le hice creer que le querías, que todas tus caricias llevarían su nombre y que tus besos se convertirían en el salvador de su desastre. Lo siento porque yo misma le aprisione en el  recuerdo; fui yo quién hizo del pasado su hogar y ahora no sé cómo rescatarlo.
Lo siento por hacerle llorar. Por convertir su amanecer en su peor pesadilla y por no arrancarle del calendario los días en los que pudo ser más tuyo que de nadie pero el miedo me ganaba. Lo siento si le hago recordar tus labios, si me acaricio el costado mientras susurro tu nombre y dejo que se ahogue entre lágrimas.
Lo siento por haberle hecho vulnerable a tu voz; la ha convertido en su banda sonora y ya no quiere escuchar su nombre d…

Entradas más recientes

Cierra los ojos.

Ahora soy yo quién dice adiós.